jueves, 1 de agosto de 2019

Por tierras abulenses...

Acabo de volver de pasar unos días "secando", (como se dice por asturias), por tierras abulenses. Hice algunas escapadas por sus pinares de (Pinus pinaster) y pude recolectar unas pocas tomas algo decentes, que subo para activar algo  éste blog, que vio mejores tiempos....

 Ardilla (sciurus vulgaris)

Rabilargo (Cyanopica cyanus)
 Debajo un  trepador azul (Sitta europaea)
 Abubilla (Upupa epops)
Abajo un joven de alcaudón común (Lanius senator)
Un arrendajo (Garrulus glandarius), posado en un recipiente que recoge el sangrado de resina del pino (Pinus pinaster). Debe de intentar aprovechar alguno de los insectos que han quedado atrapados en el pegajoso contenido.
Otra abubilla , ésta vez posada en el suelo del pinar
Otra ardilla trepando por el tronco de un pino
Y debajo un corcino (Capreolus capreolus),  ha quedado del otro lado de la alambrada, donde se encuentra su madre.
En la toma inferior lo podemos ver atrapado intentando pasar  entre los alambres ( la parte superior es un alambre de espinos y lo intentaría saltar,  pero como se habría pinchado, supongo que intento pasar entre los cuadrados inferiores de la misma.
Yo no me acerqué más, para no asustarlo aún más. Pero vi que tras varios intentos consiguió atravesar la alambrada.
Una muestra más de los peligros que suponen éstas trampas. Si bien la función de éste vallado sería limitar el acceso del abundante ganado bovino que pastaba en las inmediaciones , los efectos que produce en la fauna silvestre en algunos casos  son evidentes..
 La instalación de alambre de espino en fincas rústicas es algo que parece  permanece actualmente en un turbulento limbo de la legalidad agropecuaria y de Medio Ambiente en éste país...
Arriba un rabilargo alzando el vuelo
Y capturando insectos
Arriba de estas líneas un milano real ( Milvus milvus),sobrevuela una amplia zona de matorral junto al pinar.
Debajo una bella mariposa de perfil  mostrando el envés de sus alas.
Debajo una liebre ibérica ( Lepus granatensis),a la carrera ...

UNA VEZ LEÍDOS LOS TEXTOS RECOMIENDO CLIKCAR SOBRE LAS FOTOGRAFIAS 

PARA PODER VERLAS SOBRE FONDO NEGRO Y  MAYOR TAMAÑO

martes, 16 de abril de 2019

El baño del escalador

Durante unos días pude observar y fotografiar a un macho de treparriscos (Tichodroma muraria muraria), en un desfiladero cercano a la cordillera cantábrica.
Lo extraordinario de éstas observaciones, sucedió una tarde de un día de nubes y claros. Cuando el bello amante de las alturas y los paredones verticales, decidió bajar al río que discurría por dicho desfiladero. Y después de capturar alguna presa más propia del morador habitual de ese tramo del cauce de ese río,el mirlo acuático (cinclus cinclus). Que por cierto lo observaba con cierta curiosidad y cautela. Pues se dio un baño en las aguas del río, ayudándose de sus alas para salpicar, en lo que parecía un baile ritual,  su anatomía con el liquido elemento.
Me consta que éste comportamiento no es habitual, siendo los baños de arena mucho más usuales en ésta ave. Y que no ha sido descrito en muchas ocasiones, por lo que observarlo fue un privilegio. Que aproveche captando un vídeo del mismo.

 Encima el macho de treparriscos antes de bajar hasta la orillla del río.
 Arriba en la pared del desfiladero, donde pasa la mayor parte del tiempo. Capturando arañas e insectos rupícolas.
 Una toma del momento en el que decidió acercarse a las aguas.
 Recortado en una roca junto al cauce.

 Y debajo captado en el momento de engullir una presa propia de dicho hábitat: una efémera.
 Debajo mostrando semi-desplegadas las alas, con esa coloración carmín  tan bella de sus  plumas .terciarias
 Y decidió bañarse entre unas rocas de la orilla del cauce del río, que hacían al efecto una bañera con las aguas aplacadas en reposo.
 Una vez tomado el baño, se dedico a estirar y poner en orden el plumaje.
 Regalándome con unas sacudidas y estiramientos.


lunes, 28 de mayo de 2018

Primavera, la estación de la explosión de la vida en todas sus formas y colores

Un invierno con abundantes precipitaciones, ha dado lugar a una primavera exuberante  plagada de belleza.
La pasada estación ha sido  dura y larga, con unos costes que serán altos para muchos animales silvestres, entre ellos los ungulados. Aunque la especie más adaptada de entre ellos a la nieve y el resto de  condiciones invernales el rebeco, suele resistir bastante bien ... abajo un joven ejemplar  cantábrico.


En la siguiente fotografía un gato montés. Es un cazador al que no le gusta demasiado  transitar por el blanco manto que cubre el terreno.



Una vez retiradas las nieves a los picos más altos y las laderas más umbrías, empiezan a aparecer las primeras crias de rebeco.

 Para traer al mundo a sus crías  intentando minimizar los riesgos. Las hembras se habrán retirado a los lugares más ocultos e inaccesibles
 De manera muy diferente afectan las acumulaciones de nieve a ésta otra especie de ungulados. La cierva de la toma inferior pasta en el fondo de un valle, agradeciendo el avance de la primavera.


 Debajo el más pequeño de nuestros cérvidos. El  corzo, en éste caso un macho con su cuerna en plena regeneración.

 Y una pareja de la misma especie, en la que el joven macho ya muestra limpia su defensa y la hembra que se encuentar junto a él vigila inquieta.
 En los páramos más solitarios de estas tierras leonesas, podemos observar al principio de ésta estación a las avutardas en pleno celo. Una auténtica joya, que es la especie de ave voladora más pesada del mundo.

 Y venidos desde el sur, para reproducirse en estas latitudes otra escasa especie. Aunque no da esa impresión, al poder disfrutar de sus gregarias colonias reproductoras

 Son los cernícalos primilla...



En las lagunas colmatadas por las cuantiosas lluvias caídas este año , numerosas especies de aves limícolas, como la cigüeñuela...


En los escasos bosques de ribera, que han sido sustituidos masivamente por plantaciones de chopos, podemos observar también a numerosas especies de fringílidos, paseriformes...etc.



 Sirviéndose algunas de ellas de los talúdes junto al cauce de los ríos para establecer sus nidos, bien próximos a esa pródiga fuente de presas con las que alimentar a su prole...


 Evidentemente en el nivel superior de la cadena trófica tenemos varias especies de rapaces, como éste alcotán. Una especie que si bien aprovecha también la abundancia de insectos en este medio, es un hábil depredador de pequeñas aves.
 Hay una variada muestra de diferentes especies de lepidópteros, como ésta perteneciente a la familia (Pieridae).
 Aprovechando al máximo la cobertura de estos reducidos bosquetes y la maraña arbustíva. Los corzos se ocultan de miradas indiscretas...
 Y cómo no, el depredador rey de nuestras arterias fluviales  la nutria
 En las siguientes imágenes podemos ver a éste ejemplar dando caza y buena cuenta de los cangrejos americano y de señales.


 Primer plano de un ejemplar macho, domimante en un amplio tramo del río, emerguiendo entre el laberinto de plantas acuáticas.
 Ante la presencia del  amo del río, huye el pequeño  visón americano.

UNA VEZ LEÍDOS LOS TEXTOS RECOMIENDO CLIKCAR SOBRE LAS FOTOGRAFIAS 

PARA PODER VERLAS SOBRE FONDO NEGRO Y  MAYOR TAMAÑO