sábado, 18 de abril de 2015

El chivo expiatorio


Hace bastante tiempo que no subo ninguna entrada  a este blog, y quiero disculparme ante los seguidores que tienen a bien pasarse por él. Estoy preparando un libro de naturaleza en Asturias, con las fotografías realizadas los últimos 8 años, y me encuentro volcado en ello.
Pero hoy quiero pronunciarme ante el acúmulo de desaguisados que se están cometiendo en el vendido "paraiso natural". Ésta falta de ética es una cuestión sangrante que ya es difícil de soportar y aunque intento últimamente no calentarme, ya que ya me ha pasado factura a nivel personal este sentimiento tanto tiempo acumulado, hoy creo que hay que levantar la voz al respecto.

Sirva ésta foto y texto, como alegato en contra de la pésima gestión que están padeciendo los lobos en asturias. El Principado ha aprobado un documento para la gestión y conservación de la naturaleza, esta norma recién aprobada no esta motivada ni avalada por argumentos técnicos ni datos científicos. Permitirá a los cazadores matar sin que la especie sea cinegética, mantiene las “áreas libres” de lobos, en las que impide la presencia de estos aunque no generen daños, y sigue manteniendo los controles de la población, aun sabiendo que no existen criterios científicos, ni tan siquiera evaluaciones contrastadas de técnicos que los avalen.

En la fotografía inferior un lobo solitario en la alta montaña asturiana. La fragmentación de las manadas, causada por la pésima gestión ejercida sobre esta especie, provocará la existencia de numerosos ejemplares solitarios. Los cuales al no contar con el apoyo del resto de sus congéneres  se verán muy limitados, para poder abatir a las grandes  presas salvajes, como los jabalíes, que tanto daño hacen a lo intereses humanos, cuando alcanzan altas densidades. Y probablemente algunos de estos lobos solitarios, al no poder sobrevivir  de pequeños bocados y ante la mordida del hambre se vean obligados a atacar al ganado doméstico. Aumentando así los daños, siendo este efecto el contrario del que quieren vendernos los gestores, aunque creo que  ya todos sabemos que la verdadera motivación de éstos, es acallar las quejas y ganar votos, aun a sabiendas de que no servirán estas medidas para reducir los ataques al ganado.

Un saludo

1 comentario:

  1. Lástima de todo lo que cuentas. Lástima que "El chivo expiatorio" tenga que pagar el precio de la mala gestión de los políticos. Ahora,a estas alturas de lo que llamamos democracia, sabemos que los políticos se interesan más por sacar provecho personal que de hacer una buena gestión de los recursos, en esta ocasión por proteger a ésta especie emblemática ya desaparecida, para siempre, de otras latitudes de la Península Ibérica. Enhorabuena por tu labor.

    ResponderEliminar